Plan Nutricional: Come [Con]Ciencia Consíguelo aquí

METABOLISMO: EMPECEMOS POR EL PRINCIPIO

Abr 27, 2017

A menudo  recurrimos al metabolismo para tratar de explicar porque unas personas tienen más facilidad para perder peso que otras o porque algunas personas son más propensas a ganar peso que otras (uso comodín). Pero realmente, ¿sabemos que es el metabolismo?

 Utilizamos el término metabolismo para englobar al conjunto de procesos físicos y químicos del cuerpo que convierten o usan energía tales como:

  • Regulación de la temperatura.
  • Contracción muscular
  • Digestión de alimentos y nutriente
  • Eliminación de desechos a través de la orina y de las heces
  • Funcionamiento del cerebro y los nervios.

Digamos que el metabolismo es todo un conjunto enmarañado de cableado (reacciones) que permiten el paso de la electricidad (energía) necesaria para generar la luz (funciones vitales y fabricación de sustancias).

Aquí surge un nuevo concepto que es el de energía. Definimos la energía como la capacidad para realizar trabajo. Las personas para vivir, para llevar a cabo todas sus funciones vitales necesita un aporte continuo de energía: para el funcionamiento del corazón, para realizar trabajo muscular, para desarrollar una actividad física, para llevar a cabo los procesos biosintéticos de nuestro organismo (generación de nuevas sustancias), la reproducción y reparación de tejidos y para mantener la temperatura corporal.

¿Y de dónde procede ésa energía?

Las personas obtenemos la energía a partir de los alimentos que ingerimos, concretamente de los macronutrientes que los componen que son: los hidratos de carbono, grasas y  proteínas. Cuando hablamos del valor calórico de un alimento, nos referimos a la cantidad de energía que se produce cuando dicho alimento es totalmente oxidado o metabolizado a dióxido de carbono y agua (y también urea en el caso de las proteínas).

En términos de kilocalorías, la oxidación de los alimentos en el organismo tiene como valor medio el siguiente rendimiento.

  • 1 g de carbohidratos: 4 kcal
  • 1 g de proteínas: 4 kcal
  • 1 g de grasa: 9 Kcal

OJO! Hay que tener en cuenta que el alcohol  nos aporta energía que nuestro organismo puede utilizar, con un rendimiento de 7 kcal/g . Así que mejor evitarlo en la medida de lo posible.

NOTA: Las vitaminas y los minerales no nos aportan energía pero resultan imprescindibles para un correcto funcionamiento de nuestro organismo dado que funcionan como agentes reguladores de las reacciones químicas que se llevan a cabo. Su principal aporte en la alimentación son las frutas, verduras y hortalizas. Algunas vitaminas como la B12 o la Vitamina D se encuentran sobretodo en productos de origen animal, de ahí la importancia de tenerlas en cuenta en personas vegetarianas o veganas.

EN RESUMEN:

El conjunto de reacciones químicas y fisiológicas a partir de las cuales se obtiene la energía necesaria y el conjunto de sustancias indispensables para la vida se denomina metabolismo.

Para obtener energía necesitamos combustible (alimentos), que en nuestro caso son los carbohidratos, las grasas y las proteínas. Y ahora viene la GRAN PREGUNTA, uno de los mayores misterios de la humanidad, que es: ¿CUÁNTA ENERGÍA NECESITO?