¿Integral o no integral? ¡Debes saber lo que compras!

Nov 1, 2017

Muchas veces el envase engaña mucho. Te prometen que son integral pero luego son lo contrario en el etiquetado. Antes de comprar, tenemos que mirar el etiquetado para saber si estamos comprando lo que queremos. El producto es como un contrato. Antes de firmar un contrato lo revisamos, hagamos lo mismo con el etiquetado y revisémoslo antes de comprarlo. Algunos productos engañan, hoy te enseñaré como leer el etiquetado de los productos integrales para que no te engañen y te mostraré ejemplos de productos engañosos.

Diferencias entre refinados e integral    

La diferencia entre los productos refinados e integrales reside en el grano utilizado (grano integral o grano refinado). El grano integral es aquel grano que conserva el germen, salvado y endospermo mientras que el refinado conserva solamente el endospermo.

El germen y el salvado contienen muchos nutrientes, todos son saludables y los encontramos en los granos integrales. Por otro lado. en el grano refinado encontraremos solamente proteínas e hidratos de carbono (muy pobre comparándolo con la versión integral).

  • El salvado: es la cascara, la parte exterior. Es rica en fibra, vitaminas y minerales.
  • El germen: parte rica en antioxidantes y fitonutrientes (reserva de nutrientes de la semilla).
  • El endospermo: la parte rica en almidón.

Vemos que el grano refinado solo conserva el endospermo. Es solamente almidón.

Cuando consumimos cereales de grano integral estamos aportando una importante fuente de fibra (muy necesaria) y otros nutrientes muy saludables.

Por otro lado, la fibra ayuda a que el azúcar se absorba más lentamente y da una mayor sensación de saciedadlos productos integrales son un buen alimento para aquellas personas que quieren perder de peso. 

Las barras de pan con semillas, los productos de panadería de color marrón, aquello que lleve en la etiqueta “rico en fibra” no son necesariamente productos integrales.

¿Cómo podemos saber si los producto son integrales o no? Mirando la etiqueta.

¿Qué debemos mirar en la etiqueta?

Podemos encontrar diversa información (fecha de vencimiento o caducidad, ingredientes, conservación, etc). Para saber si un producto es integral tenemos que mirar la parte de ingredientes. En TODOS los productos, el orden de ingredientes determina la cantidad presente en el producto. Los primeros ingredientes son los que  más abundan en el producto. Lo mejor es verlo con ejemplos:Este envase pertenece a una bebida de avena. Mirando los ingredientes encontramos: agua y avena (14%). Esto significa que el ingrediente mayoritario es agua mientras que la avena constituye el 14%. No parece que hayan utilizado mucha avena…

En el Nesquik, (“Batido de chocolate”) encontramos lo siguiente: Leche semidesnatada, azúcar, cacao desgrasado (1,4%)… El ingrediente mayoritario sería la leche semidesnatada seguido del azúcar y un 1,4% de cacao desgrasado. No llamaría al Nesquik “Batido de chocolate” sino “Leche con azúcar sabor chocolate”…

Vale, ¿y con los  productos integrales?

Obviamente con los integrales, el primer ingrediente tiene que ser proveniente de grano integral. Veamos algunos ejemplos. En la imagen 1 podemos ver que el producto esta hecho de ingredientes integrales ya que el primer ingrediente es “harina integral de trigo”

Por otro lado, en la imagen 2, aunque ponga que es integral en verdad el producto no lo es. El primer ingrediente es “sémola de trigo duro”, es el ingrediente mayoritario pero no es integral, por lo tanto el producto en sí no es integral. Pero ¿porque en la etiqueta puede poner integral? Porque los otros ingredientes si que son “integrales” pero esta en proporciones pequeñas.

En la imagen 3, tenemos un alimento con ingredientes 100% integrales. El primer ingrediente es “sémola integral de trigo duro”.

 

La cuarta imagen pertenece a una barra de pan. Se trata de un pan refinada pero figura como integral . El primer ingrediente es “harina de trigo”. Al igual que con la pasta, se puede decir que es integral porque uno de los ingredientes es el salvado (que esta en un 6% en este producto). Es difícil encontrar un panes 100% integrales.

Conclusiones

  1. No fiarse del envase.
  2. Mirar las etiquetas, que el primer ingrediente sean integrales.
  3. Si el producto no es 100% integral, al menos comprar productos con un 75% de integral o más.
  4. Los panes con semillas o color marrón NO NECESARIAMENTE son integrales.

Espero que te haya sido de utilidad y hasta la próxima.

En caso de duda, no te cortes, pregunta y comenta. Si crees que es interesante y le puede servir a otra persona te agradecería mucho que lo compartieses.

 

 

Pin It on Pinterest

Share This