Plan Nutricional: Come [Con]Ciencia Consíguelo aquí

Emoción intestinal

Jun 29, 2017

¡Atento! Hoy descubrirás cual es el papel que tiene la microbiota intestinal en la modulación de nuestras emociones, concretamente  de los estado de estrés y ansiedad. ¿No te parece apasionante?

Al final del artículo, como siempre, compartiré una sugerencia para que puedas aplicar de manera práctica lo que voy a compartir contigo a continuación.

¿QUE PAPEL JUEGA LA MICROBIOTA EN MI SALUD DIGESTIVA?

Llamamos microbiota intestinal (MI) al conjunto de microrganismos que viven en nuestro tracto digestivo, concretamente en el colon.

A lo largo de los años esta MI ha evolucionado junto con el ser humano, adaptándose y conviviendo con nosotros en una estrecha relación simbiótica: la microbiota ejerce funciones nutricionales (síntesis de vitaminas), metabólicas (distribución de las grasas) y protectoras (función de barrera que dificulta la proliferación de patógenos) que la vuelven indispensable para nuestro organismo mientras que este le entrega nutrientes y condiciones adecuadas para su crecimiento.

Por lo tanto, si nuestra microbiota no es de buena calidad debido a unos hábitos de vida poco saludables o el uso indebido de productos como laxantes o antibióticos podemos desarrollar alteraciones digestivas como: diarreas, inflamación intestinal  y puede contribuir en el desarrollo de enfermedades como la obesidad.

¿QUÉ RELACIÓN PUEDE HABER ENTRE LA MICROBIOTA Y MI ESTADO EMOCIONAL?

Antes de responder a esta pregunta, deja que te haga una: ¿Nunca has sentido ganas de ir al baño cuando has tenido alguna situación estresante, como una ponencia en público? ¿Nunca has sentido “mariposas en el estómago” al ver a la persona que te gusta?

La mayoría de nosotros hemos experimentado situaciones como las de arriba y lo más interesante es que a día de hoy, numerosos estudios como este y este, apuntan a que existe una relación muy cercana entre nuestro sistema nervioso central, nuestro tracto digestivo y nuestra microbiota.

La colonización de bacterias en nuestro intestino se inicia en el nacimiento, gracias a la leche materna, y durante el primer año de vida. Al inicio la microbiota es similar a la de la madre pero progresivamente cada individuo va adquieriendo su propia colonización. La composición de nuesta microbiota no es estática, si no que varia con la edad. Su composición tiene muchísimas variaciones individuales y está genéticamente determinada, si bien la dieta es un factor primordial que la afecta. 

Por favor Carlos, dame una imagen, ¡Que me pierdo! – Por supuesto, aquí la tienes. –

Tomada de Cryan JF y cols Nat Rev Neurosc 13: 701-712, 2012

El contenido de la imagen puede parecer complicado, sin embargo tan solo quiero que te fijes en la dirección de las flechas. Si empezamos por el cerebro (azul oscuro), podemos ver como éste libera un conjunto de hormonas que acaban teniendo su efecto a nivel de la musculatura intestinal (musculatura entérica), en las células de nuestro intestino grueso (colonocitos) y finalmente en la microbiota.

Ahora te sugiero que te fijes en como las bacterias también liberan determinados elementos: anticuerpos, ácidos grasos de cadena corta (SCFA’s) y aminoácidos, los cuales acaban pasando a la sangre y cómo éstos a nivel de sistema nervioso central (cerebro) modulan nuestro humor, nuestro estado cognitivo y nuestras emociones.

En resumen:

Esta comunicación funciona de manera bidireccional, de tal forma que la microbiota afecta la función del Sistema Nervioso y éste, a su vez, ejerce influencia sobre la composición de la microbiota a través de sus efectos sobre el tracto gastrointestinal.

A pesar que la evidencia se ha centrado en explicar el efecto de la microbiota sobre nuestro cerebro, se ha demostrado que el estrés tanto agudo, en etapas tempranas de la vida como el crónico, en etapas posteriores afecta a largo plazo a su composición.

Maravilloso, no es cierto? Sin embargo es posible que te surja la siguiente duda:

¿COMO PUEDO MEJORAR LA COMPOSICIÓN DE MI MICROBIOTA PARA MODULAR EL ESTRÉS?

Antes de contestar, debes saber que lo que hace el estrés crónico es debilitar la barrera intestinal por lo que podemos revertir el efecto consumiendo probióticos (microorganismos vivos que, al ingerirlos, benefician nuestro estado de salud), esto traducido en alimentos serían aquellos que han sido fermentadosyogures, chucrut, kéfir, miso, tempeh.

¿Y QUÉ HAY DE LOS PREBIÓTICOS, SON LO MISMO QUE LOS PROBIÓTICOS?

De manera resumida, los prebióticos, a diferencia de los probióticos son componentes de la dieta no digeribles, por lo que son fermentadas por la microbiota, favoreciendo el crecimiento y desarrollo de bacterias beneficiosas ( Bifidobacterias y Lactobacilos) sobre las nocivas.

Ah que bien, y esto donde se encuentra? Pues concretamente en alimentos de origen vegetal como: legumbres, semillas, alcahofas, espárragos, etc. Si queres saber más puedes
profundizar aquí.

LA PRÁCTICA:  SUGERENCIAS

Lo prometido es deuda, ahora viene la mejor parte, ¡vamos a poner en práctica lo aprendido! Esta receta es de Carla,  te recomiendo encarecidamente que le des un vistazo a su blog, a mi me encanta!

CREMA DE ALCACHOFA

Fotografía de: Carla

INGREDIENTES:

  • Alcachofa: fuente natural de prebióticos. concretamente fructoligosacáridos (FOS), un tipo de fibra soluble que es fermentada por la microbiota.
  • Patata: parte del almidón de la patata no es digerido en nuestro tracto gastrointestinal, por lo que también tiene función de prebiótico.
  • Aceite de oliva vigen: rico en ácidos grasos monoinsaturados, cardiosaludables. Imprescindibles en nuestra dieta mediterránea.
  • Cebolla: También contiene FOS, como la alcachofa.

Aquí tienes la receta.

 

CONCLUSIÓN

A pesar de que los prebióticos se encuentran de manera discreta en los alimentos, multitud de ellos los contienen. Combinarlos resulta interesante para que la composición de nuestra microbiota sea la óptima en todo momento.

Los probióticos, se encuentran en alimentos fermentados como: yogur, kéfir, chucrut. Nos aportan microorganismos vivos, que formarán parte de nuestra microbiota.

Es posible regular el estrés consumiendo alimentos que contengan estos componentes.

¿Te ha gustado? ¡Ayúdame a compartirlo! ¿Has probado la receta? ¡Comenta y dime qué te parece!