¿Hay que comer de todo?

Nov 15, 2017

“Comer un poco de todo”. Habremos escuchado miles de veces esta frase, para tener una buena alimentación hay que comer de todo un poco y que la variedad es el pilar de una alimentación saludable. Pero, ¿hay que comer de todo?

Esta frase nos la repetían sobretodo nuestros abuelos y estaban en lo cierto. No obstante, podría tener sentido en la época que vivían, habían otras circunstancias donde ese “todo” incluía alimentos exclusivamente frescos y de temporada (comida sana).

Actualmente existen dos tipos de alimentos:

  • Poco saludables
  • Muy saludables

Comer comida sana. Variedad dentro de los alimentos saludables

Normalmente los alimentos poco saludables son los alimentos muy procesados con una elevada cantidad de azúcares y grasas de mala calidad. Algunos ejemplos serían las rosquillas, cereales de desayuno, bebidas azucaradas, bollería industrial, etc. Mirad bien las etiquetas y veréis la cantidad de azúcar y grasas que contienen.

Por otro lado, los alimentos saludables son aquellos que no han sido procesados (o mínimamente procesados) como ahora la fruta, la verdura, las legumbres, frutos secos (crudos) y un largo etcetera.

Como he dicho anteriormente, comer de todo un poco estaba bien cuando ese “todo” se refiere a comida sana. En los mercados es más difícil encontrar un alimento saludable que uno poco saludable. Estos últimos presentan un perfil nutricional pésimo. Puede que tengamos más oferta que hace años, pero esta oferta es muy mala y nos puede conducir a padecer diabetes u obesidad (entre otras). Se encuentran muchos productos con azúcares añadidos, sal y grasas malas (trans y saturadas).

¿Que puedo hacer para comer sano y variado?

Para comer de forma sana y variada simplemente tenemos que saber diferenciar entre alimentos saludables y poco saludables. No os preocupeis, los alimentos poco saludables son muy fáciles de detectar, solamente tenemos que mirar detenidamente ciertos aspectos del etiquetado de los productos:

  • Echa un vistazo el tipo de grasas del producto. Evita las grasas trans y saturadas.
  • El orden de aparición de los ingredientes en la etiqueta determina la cantidad. El primer que leas en la lista será el más abundante, el segundo el que le sigue y así sucesivamente. Si entre los 3 primeros encontramo el azúcar, la grasa o la sal, elige otro producto.
  • El azúcar puede aparecer de diversas formas: dextrosa, maltosa, sacarosa, miel, jugo de fruta concentrada, jarabe de arce, fructosa, jarabe de maíz de alto contenido de fructosa.
  • Elige productos naturales antes que los envasados, deja de lado alimentos ya hechos.
  • Si hay dudas acerca de un alimento, es mejor que consultes con un experto en nutrición o bien, no comprar el producto

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies